martes, 3 de noviembre de 2015

El Mundial de Star tuvo como previa la visión de Gustavo Warburg, referente de la clase

"Gugue" Warburg y Hernán Orbea, coordinador de eventos del CNSI

Un día antes de la primera regata del Mundial de Star, del 1 al 10 de noviembre, uno de los principales organizadores y de los máximos referentes de la clase, Gustavo “Gugue” Warburg, dio una conferencia el lunes 2 en el Club Náutico San Isidro, institución anfitriona de este campeonato como también el Sudamericano y Mundial de 49er, todos en noviembre y casi al mismo tiempo.


“Junto a mi tripulante Lucas Carissimi hicimos todo un esfuerzo para que puedan venir los extranjeros a competir, con un flete fácil y accesible económicamente, desde Miami y desde Europa”, comenzó contando Gustavo.

Con respecto al Mundial que se van a encontrar y a la diferencia con el campeonato organizado por el Club Náutico Olivos (CNO) diez años atrás, el también dos veces campeón del mundo de Soling aseguró: “En 2005 fue en febrero, este es en noviembre, con lo cual las condiciones este mes son mucho más cambiantes. En febrero las regatas se largaban a las dos de la tarde con viento térmico y, como entrenador en ese entonces de Julio Labandeira, me atrevo a decir que podías dejar el recorrido fondeado casi igual, porque eran todos los días iguales o muy parecidos. Para esta semana en cambio no sé qué va a pasar, los pronósticos van cambiando todos los días. Es un lindo desafío”.

Por otra parte, “Gugue” afirmó que habían calculado esta cantidad de inscriptos (43) pero a la vez se lamentó que no pudieran venir más brasileños a causa de las condiciones político económicas del vecino país al igual que tres o cuatro barcos de Chile, los cuales “se rompieron con el casi tsunami de semanas atrás”.

A la hora de referirse a las tripulaciones candidatas a ganar el mundial, Warburg contó: “Se lo vio muy bien en el último Sudamericano (el mes pasado organizado por el Club Náutico Olivos) al italiano Diego Negri, campeón europeo pocos meses antes de las olimpíadas y quien viene navegando de manera muy consistente. También me gustan el brasileño Torben Grael, con varias medallas olímpicas y mundiales ganados en Star. También su hermano Lars es excelente. El americano Eric Doyle, otro campeón mundial, suena con posibilidades. Y de la Argentina, la dupla mejor posicionada es Torkel Borgstrom y Juan Pablo Engelhard; fueron tal vez los que se prepararon más a consciencia para este campeonato, segundos en el Sudamericano y cumpliendo con muchas competencias del calendario internacional. Pero es bueno que se sepa que todos los que correrán en ese mundial no son debutantes ni mucho menos, vienen con muchos campeonatos y experiencia encima”.

El mundial tendrá una sola regata larga por día, desde hoy hasta el domingo (de unas dos horas o más de duración, dependiendo las condiciones) con un descarte.  “Son cinco piernas de regatas con ceñidas de dos millas”, especificó el disertante, a lo cual agregó: “La regata larga es totalmente distinta, se navega con muchos más tiempos para tirar bordes o tomar otro tipo de decisiones, con popas mucho más tácticas, con mejor aprovechamiento de los borneos, esperas, podés cruzarte y buscar el otro lado de la cancha en una misma pierna, etcétera. A mí me gusta mucho más este formato, donde te podés recuperar mucho mejor si tuviste un problema en la largada pero, además, es más pensada y estratégica en general”.

Para terminar, Gustavo Warburg se refirió al momento de la Clase Star en la Argentina: “Hay cuatro o cinco tripulaciones nuevas que se han sumado este año en base un poco a esta movida. Tenemos tres barcos en Rosario, en el Yacht Club Olivos, acá en el Náutico. Está todo más repartido, ya no solamente se centraliza la actividad en el Club Náutico Olivos. Y eso está bueno para tentar a otros a competir y que el Star sea más abierto”.

TEXTO Y FOTO: Ezequiel del Valle