miércoles, 15 de abril de 2015

Volvo Ocean Race en Itajaí. DÍA 1 "LA LLEGADA"


Después de tres días sin dormir por algunos incidentes familiares, llegaba al día 4 embarcándome rumbo a Sao Paulo a las 3:50 AM del martes. La llegada a Guarulhos fue a las 6 AM  y de ahí un peregrinar en estado semi zombie por el aeropuerto esperando que sean las 13:20 para tomar el vuelo a Navegantes.

No dejaba de resonarme en la cabeza el nombre del lugar, y me lo imaginaba como una isla con todos los personajes que he conocido por viento y agua. Algo así como el puerto de Colonia los fines de semana largos, pero con mar y agua más cálida.




El avión viene volando sobre una parte del mar y gira encarando hacia tierra; cercano a la costa se veían barcos cargueros y pesqueros, pero  pude divisar la vela de MAPFRE y Abu Dhabi ahí practicando y me empezó a caer la ficha de donde estaba. Y que estaba cumpliendo mi sueño. Lo sentí como un gran cartel de bienvenida...y no me quiero imaginar la cara que habré puesto mientras miraba por la ventanilla “Carita de Feliz Cumpleaños”, habrá pensado la monja que compartía conmigo el primer asiento del avión.


Salí despedida, quería llegar ya a Itajaí, ver que me depara ese lugar cuyo nombre viene retumbando desde hace varios meses en mis planes.

Navegantes, de navegante sólo tiene el nombre. Bastante alejado de la ciudad de fantasía decorada de anclas que me había imaginado: es pequeño y se cruza a Itajai por medio de unas balsas.

Itajaí explota su “stopover” y cada esquina de la ciudad, las esquinas lindas de las calles principales, te sacan chapa de que ahí se corre “La Volvo”, decorada, pequeña, de perfil náutico pero nada pretenciosa, así la defino a la ciudad.


La gente hiper amable, me guía para buscar mi acreditación de prensa, y encuentro alguien que me habla en español, un español bien gallego que me muestra un poco el predio.

Yo estaba desbocada, ya que cuando iba llegando al Village veía a MAPFRE entrar rumbo a puerto y quería llegar, a verlo a él, sí a él,  uno de los barcos de mi sueños (IMOCA siempre será el primer amor).

En el predio no había mucha gente, todo muy ordenado y tranquilo, y de repente todos esos personajes que había visto mojados, revestidos de traje de agua, me daban vueltas por ahí, sacó mi lado cholulo, le pido una foto a Fonseca (el brasilero de MAPFRE) y me voy a ver los barcos.


Dos metros para abajo, con sus enormes defensas forradas, estaba SCA, Alvimedica y MAPFRE; al rato llega Abu Dhabi y Team Brunel. Y sus tripulaciones que iban y venían, de ojotas, cargaban las velas, ponían “Fastix” y hasta había uno con la escobita repasando la popa, donde se pegan las algas.

Y en cada uno de sus movimientos, los chistes que se hacían, y cómo se dividían las tareas; nos vi a nosotros, a cada uno de los que corre con sus amigos, o un equipo un poco más preparadito.


Y estos dioses se mostraron humanos,  y sus caballos de fuego hasta parecían barcos, Y pensé: ¿Por qué no? ¿Por qué no un equipo sudamericano con la garra que caracteriza a los regatistas a pulmón que tenemos sin grandes presupuestos? Y si…esa fue la génesis de otro sueño que esta creciendo.

TEXTO Y FOTOS: La Capitana 



No hay comentarios: