martes, 3 de marzo de 2015

Finalizaron las colonias de verano en San Isidro


Durante enero y febrero, más de doce mil chicos disfrutaron de actividades recreativas y deportivas en los seis campos de deportes municipales. En una agradable jornada llena de música, color, diversión y deportes, el viernes pasado finalizaron las colonias municipales de verano en San Isidro.


Durante enero y febrero, más de doce mil chicos asistieron a los seis campos de deportes para realizar actividades recreativas y deportivas como natación, fútbol, rugby, hockey, gimnasia, básquet, vóley y atletismo.

También los adolescentes, de entre 13 a 17 años, pudieron participar de disciplinas acuáticas como windsurf, canotaje y embarcación a vela.  

Los festejos empezaron con una demostración en el Río de la Plata de los jóvenes que participaron de las clases náuticas, bajo un cielo soleado y ante la presencia de cientos de padres que vivieron el momento con felicidad y emoción.

Luego, destacados deportistas sanisidrenses como los hermanos Bautista, Francisco y Celina Saubidet Birkner y Gonzalo Costa Hoevel, entre otros, dieron una exhibición en donde mostraron su talento arriba de las tablas.

Después, en el Campo Nº 4 de Martínez, más de dos mil personas colmaron las tribunas para presenciar el cierre de las colonias de los campos 4, 5 y 6.

“Lo vivo con mucha emoción por el impulso y crecimiento que tuvo la iniciativa año a año. Nuestro objetivo es que los niños sanisidrenses pasen un gran verano donde puedan formar amistades, aprender valores y conocer nuevos deportes”, afirmó Mario Scuderi, subsecretario de Deportes.

Y anunció que en el Campo Nº 5, de Villa Adelina, están comenzando las tareas para remodelar la pileta y cubrirla; y en el Campo Nº 2, de Boulogne, se están realizando nuevos vestuarios.

“Está buenísimo porque conocí gente nueva y no me quedé el verano dentro de casa. Me gustó mucho aprender kayak”, contó Fernando Chonga, que tiene 16 años y vive en Beccar.
A su lado, Hernán Uriarte, de 17 años, comentó que le queda un solo año más de colonia juvenil y que va a ser muy difícil dejarla ya que le encanta pero igual sabe que va a seguir practicando embarcación a vela en un futuro.

“Lo mejor fue meterme todos los días en la pileta porque amo nadar“, dijo entusiasmada Candelaria Fina, de diez años.