jueves, 6 de noviembre de 2014

Daniel Mc. Key, dos veces campeón del mundo de Jet Ski, demuestra cómo la actividad en la Argentina se mantiene sin apoyo y a pulmón


Daniel Mc. Key tiene 50 años, es vecino de San Miguel, trabaja de lunes a viernes. Hasta acá, la rutina de cualquier laburante, como quien dice. Pero detrás de este típico bonaerense simple y carismático hay un doble campeón mundial, ¿en qué? En Jet Ski, un deporte en el cual la Argentina tiene uno de los mayores números de pilotos en competencia del mundo, pero que este asombroso dato es inversamente proporcional a la difusión de la actividad,  por ende, al conocimiento por parte de la gente. En materia de apoyo económico, sin sponsors a quienes les interese la actividad, con plata de su bolsillo y a pulmón, nuestros competidores llegan a estar en lo más alto de la elite mundial.


Entrevistado para Rumbo Cero Náutica y 168 Horas en un bar cerca de la Costanera Municipal de San Fernando Daniel, acompañado por Miguel Magnesi (Presidente de la Asociación Argentina de Pilotos de Jet Ski y Motos de Agua) responde cada pregunta en una distendida charla.

¿Cuáles fueron tus principales logros?

Los campeonatos mundiales 2011 y 2014 en Lake Havasu City, Arizona,  Estados Unidos; disciplinas Master Ski Stock y Veteran Ski Limited.

¿Cuánto hace que corrés?

Hace más de diez años que compito.

¿Cómo es una carrera de Jet Ski?

Todos los circuitos tienen cuarenta boyas, con curvas, con partes trabadas y otras rápidas, en donde podés elegir qué recorrido querés hacer: más trabado y más corto,  o bien más rápido pero más largo. Compiten entre 18 y 20 riders.

Y tenés que poner lo mejor de vos…

En un mundial se define todo en tres carreras: clasificación y dos mangas. No es como otro tipo de campeonato, en donde tenés cuatro, cinco, ocho fechas, por ejemplo el Campeonato Argentino. Te va mal en una de las tres oportunidades…y tenés que esperar un año más para volver a saber si sos el mejor.

¿Cómo te tenés que preparar?

No solamente físicamente (complementa con el duro CrossFit) y estudiar la técnica y táctica que vas a elegir en la carrera, sino que es vital que te responda el aparato. Y, por su puesto, un equipo que te apoye en materia logística, inspección técnica, los que cargan combustible, mínimo cinco personas. Más allá de que yo me entreno tres veces por semana una hora a la noche y sábados y domingos todo el día en el agua, es un 90 por ciento el jet ski y el otro 10 el piloto.

¿Dónde te entrenás?

Tuve la suerte, a pesar del escaso apoyo de sponsors, de con mi trabajo, esfuerzo  y pasar económico poder rentarme un lugar, una laguna en Pilar en donde reproducimos  lo más fielmente posible el circuito de Estados Unidos.

¿Qué velocidad puede alcanzar un jet ski en carrera?

Un aparato Stock anda a 90. Y un Limited, a 100 kilómetros por hora.

En la llegada en el mundial 2014 de Lake Havasu City, Arizona

¿Cómo se te dio por empezar a correr?

Empecé saliendo en lancha, luego en moto de agua. Hasta que una vez me prestaron un Jet Ski que tuve una semana, me gustó y lo compré. Al poco tiempo estaba corriendo. En el 97 o 98 comencé a competir más en serio.

Sabemos del escaso apoyo económico en la Argentina ¿Cuánto sale competir un fin de semana en Córdoba, por ejemplo? (N. de la R: el fin de semana pasado se suspendió la fecha que se iba a disputar en Carlos Paz por mal clima)

Yendo solo, seis mil pesos como mínimo.

¿Y preparar un Jet Ski?

Veinte mil dólares. A diferencia de una lancha o un auto de carrera, esta máquina tiene poco mantenimiento. La logística, es algo aparte. Acá, a diferencia de los Estados Unidos, no corremos ni un diez por ciento de las carreras en las que ellos participan, previas a las instancias importantes. De una competencia por semana que tienen en los países desarrollados, nosotros corremos la primera importante…el mismo día.

Mc. Key y Magnesi, una descontracturada entrevista en San Fernando

¿Cuáles fueron las claves para ganar tu último campeonato del mundo?

Estaba muy fuerte físicamente este año. Yo compito siempre con los mismos rivales, prácticamente. Desde 2011 que estoy entre los primeros cinco. Y siento que desde que salí campeón ese año empecé a sufrir penalizaciones muy injustas, tal vez por ser sudamericano. Pero es increíble que capaz me suba a un aparato que probé diez minutos antes de una carrera y salga campeón o subcampeón del mundo, como me sucedió.

¿Cuáles son tus objetivos para el año que viene?

Me estoy preparando para un Sudamericano en Paraguay y para el Campeonato Nacional, a partir del 23 de noviembre en Ramallo.

Una última reflexión…

El único motor que me mueve son las ganas de seguir adelante. El día en que baje los brazos es porque estaré muy mal físicamente para abandonar este deporte, este hobbie, esta pasión.


MÁS INFORMACIÓN, CALENDARIO DE COMPETENCIAS Y LAS MEJORES FOTOS:


No hay comentarios: