miércoles, 26 de junio de 2013

Tortuga gigante visitó a socios y navegantes del Barlovento


Una tortuga marina gigante de casi un metro y medio apareció el 25 de junio enredada al cabo de amarre de un velero en el Río Luján. Tras un operativo de rescate, fue liberada nuevamente aguas adentro. 

A primera hora de la mañana y cuando empezaba a disiparse la niebla que cubría la zona, empleados del Club de Veleros Barlovento de la localidad de Victoria encontraron a la tortuga, de color negro. De inmediato, avisaron al personal de Prefectura de San Fernando y así se activó la Red de Rescate de Fauna Marina, coordinada por el Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible (OPDS) y se avisó a técnicos del zoológico porteño. 

Los veterinarios comprobaron que se trataba de una hembra adulta de tortuga laúd (Dermochelys coriacea), con un caparazón de 1,44 metros de longitud y un peso estimado de 220 kilos, a quien bautizaron “Jorgela”. Había soportado las bajas temperaturas del agua durante toda la noche, por lo que se encontraba aletargada y eso facilitó la tarea de rescate. Una vez en tierra firme, los especialistas evaluaron su estado general y constataron que estaba en buenas condiciones físicas y sin heridas externas. Y a medida que subía la temperatura iba recuperando la vitalidad. 


Tras determinar que estaba en condiciones de ser liberada, se la acondicionó en la cubierta de un guardacostas de Prefectura. Luego de casi dos horas de navegación por el Río de la Plata, alrededor de las 16.45, “Jorgela” fue devuelta al agua, a la altura del kilómetro 26,7 del Canal Mitre. Fue monitoreada durante unos 20 minutos, en los que no se observó ninguna anomalía “y esperando que finalmente encuentre su ruta al mar y en busca de aguas más cálidas”, concluye el comunicado del Zoo porteño. 

La tortuga láud se encuentra en peligro crítico de extinción. Se la encuentra en los mares tropicales o subtropicales y es la única en su especie. La mayor cantidad de registros en Argentina se dieron en la Bahía de Samborombón y el Cabo San Antonio. 

(FUENTE: CLARIN)

No hay comentarios: