martes, 2 de abril de 2013

Una pista que aún conduce hacia muchos problemas

(NOTA EN CLARIN EL 24 DE MARZO - FOTO DE UNA DEPORTISTA LUEGO DE LA TORMENTA DE HOY, 2 DE ABRIL, CUANDO SE ROMPIÓ LA BARRA DE CONTENCIÓN DE LA BASURA)
El Preolímpico de remo disputado hace un año en Tigre se había sentido como una brisa de aire fresco para los deportistas. Porque además de que cuatro botes obtuvieron su clasificación para los Juegos de Londres, la Pista Nacional había exhibido importantes mejoras que invitaban a soñar con renovar radicalmente aquel escenario caracterizado por contener toneladas de mugre flotando a la par de los botes. Hoy, 12 meses después, la basura en sus aguas atestigua que aún queda una brecha amplia para que el remo tenga un escenario acorde a los logros deportivos que cosecha el equipo argentino.
Una recorrida de Clarín por el lugar confirmó que la basura aún habita en el Canal Aliviador. Es que, en realidad, lo que se conoce como Pista Nacional no es otra cosa que el vertedero de todos los desperdicios que, a través del río Reconquista, desembocan en Tigre luego de recorrer 18 municipios.
“Se mejoró mucho a nivel edilicio en los alrededores pero no se avanzó en el tema de la basura, que es lo que más nos repercute”, señaló Laura Abalo, remera olímpica en Londres 2012. “No se notaron mejoras y la mugre continua”, acotó alguien que integra el equipo nacional, quien además explicó: “A veces hay que parar porque se engancha basura en el remo. Esto dificulta el entrenamiento”.
¿Hay alguna solución? Todos coinciden en que es necesario cerrar las compuertas del río Reconquista para que no llegue más basura, pero que esto acarrearía posibles inundaciones en zonas urbanas.
“La Secretaría sigue pendiente de la pista. Existe un proyecto de un sistema con una especie de dique, con una parte que sería inflable y desinflable, que evitaría inundaciones”, aclaró Gabriela Lozano, consejera de la Asociación Argentina de Remo.
Por otro lado, al no cerrarse las compuertas, la corriente llega a la pista. Y el hecho de que el agua corra en alguna dirección va a contramano de lo que se espera para una competencia de remo. “Viajamos a Europa sin saber en qué tiempo estamos”, resumió el experimentado remero Santiago Fernández respecto de las intermitencias que genera una corriente. Además, el Pollo contó que recientemente quedó marginado del equipo nacional por haber enganchado basura en la orza del bote y arrastrar el lastre por 800 metros durante un selectivo.
No hay que irse muy lejos del agua para poder apreciar algunas de las inversiones que se hicieron con los 16 millones de pesos que la Secretaría de Deportes había aportado para el Preolímpico. El Camino de los Remeros, la calle que bordea la pista, exhibe renovados senderos, espacios verdes y ha facilitado la accesibilidad. Además, la Torre de Control de la llegada está al nivel de las mejores del mundo. “Sólo en Londres vi una igual”, acotó Abalo al respecto. El próximo paso proyectado es trasladar el galpón de botes, hoy ubicado en el extremo opuesto de la pista, del lado de la Torre de control y equipar el lugar con gimnasio y vestuarios acordes (ahora hay remoergómetros, simuladores para entrenar, comprados para el Preolímpico).
Parece poco si se recuerda que, a nivel oficial, se había comentado que, por el Preolímpico, la Federación Internacional de Remo (FISA) había felicitado, dejando las puertas abiertas para que, en un futuro cercano, se pudiera disputar en Tigre una etapa de la Copa del Mundo o un evento mundial. Fernández, quien integra la Comisión de Atletas de la entidad internacional lo negó: “Cuando la FISA llegó a Tigre para el Preolímpico casi lo suspende porque no se había cumplido lo que se prometió”.
¿Es posible albergar una competencia de primer nivel en Tigre? Lozano advirtió que “no es algo tan ambicioso como se podría creer”. Sin embargo, las voces de los remeros no coinciden. “Se tendría que cambiar la mentalidad”, deslizó alguien. “Estamos a años luz”, resumió Abalo luego de concluir su entrenamiento. Claro, a pesar de las condiciones, ellos la siguen remando.

No hay comentarios: