viernes, 12 de abril de 2013

INVESTIGACIÓN: Por qué el Delta requiere un manejo Sustentable

El Delta del Paraná brinda importantes "servicios" al prinicipal corredor poblacional y productivo de la Argentina, que va desde el Sur de Santa Fe a la Región Metropolitana de Buenos Aires. de albergar una rica  diversidad biológica, cumple múltiples y fundamentales funciones como la recarga y  descarga de acuíferos, el control de inundaciones, la retención de sedimentos y nutrientes,  la estabilización de costas, la protección contra la erosión, la regulación del clima y una  extensa lista de bienes y servicios al hombre.


La importancia a nivel mundial de los humedales queda plasmada en los siguientes datos:  cubren el 10% de la superficie terrestre y el 32,5% en la región Neotropical, pero proporcionan cerca del 46% del valor monetario total atribuible globalmente a los  servicios de los ecosistemas. De ellos depende cerca del 25% de la productividad neta del Planeta y se estima que pueden capturar hasta el 40 % del carbono terrestre del mundo.

Pero pese a tan importantes funciones los humedales figuran entre los ecosistemas más  vulnerables y sensibles a la acción del hombre. Tales acciones muchas veces desembocan en efectos altamente negativos como el incremento de la vulnerabilidad de los recursos  hídricos y de la diversidad biológica en todos sus niveles; la disminución de la resiliencia del ecosistema (capacidad de volver a un estado ecológico inicial, previo a cualquier impacto) y la amenaza a la seguridad alimentaria y la salud humana
Lamentablemente, el Delta del Paraná no ha resultado una excepción en materia de vulnerabilidad a los impactos antrópicos y un claro ejemplo de tales acciones resultan los vertidos de contaminación costera y los incendios originados a partir de las quemas de pajonales. Ellos impactan sobre el humedal  en función directa a su nivel de estructura y a la virulencia (intensidad y extensión) que tengan esos impactos contaminantes o los incendios y a su recurrencia, en tanto ella incide directamente sobre la resiliencia o  capacidad de amortiguar que tenga el ecosistema.

Paralelamente podemos verificar que cuando se desarrollan formas de ordenamiento  territorial, como por ejemplo la Reserva de Biosfera Delta del Paraná (Programa MAB UNESCO)- una verdadera experiencia piloto de ocho años dentro del ecosistema en  conflicto - al involucrarse los administradores locales, con apoyo de expertos universitarios y participación de los productores, el resultado es sumamente alentador, al punto que en los incendios acontecidos en el Delta, no se hayan verificado focos en el área, pese a la existencia de producción ganadera.

En tal sentido,la localización geográfica le confiere al DP una particular importancia, en tanto se  encuentra acompañando en forma adyacente al corredor de desarrollo e intervención  antrópica más consolidado del país: el eje La Plata / Rosario. Por otra parte se encuentra  próximo a la desembocadura del sistema Paraná / Plata, lo que le confiere un particular  dinamismo morfológico acentuado por el marco de la hidrovía que constituye un canal de  flujo de importancia creciente, cuyo continuo dragado y mantenimiento oferta material de  refulado que se dispone en forma aleatoria y en función de intereses particulares y cambiantes.

Gustavo Fernández Protomastro, Ecólogo (UBA
protomastro@gmail.com

No hay comentarios: