viernes, 2 de noviembre de 2012

Empieza la temporada y siempre es bueno hablar del fuego a bordo


(FUENTE: Precauciones para prevenir incendios PREFECTURA NAVAL ARGENTINA - FOTO: Fondear)

Un incendio durante la navegación es sin duda una experiencia aterradora. A su alrededor, sus pertenencias, el propio casco de su embarcación comienza a incendiarse y su única escapatoria es el agua. En una palabra, usted ha quedado atrapado, no obstante, éste a pesar de su desgracia y frecuente realidad, es un cuadro hipotético.

Debe recordarse que prácticamente todo incendio es previsible. Aquel que mantenga su embarcación en óptimas condiciones de navegación -la que incluye la limpieza de las sentinas y el orden en el almacenamiento del equipo-, nunca deberá enfrentarse a ella. Pero esto requiere una vigilancia constante; no bien se advierta una circunstancia anormal, que pueda contribuir a la producción de un incendio, la misma ha de ser corregida, en lo posible, definitivamente.

A pesar de esto los incendios son siempre una posibilidad que, de hecho, se produce. Cada vez que planee un viaje en su embarcación prevea esa circunstancia. Tal proceder no será pesimista sino realista. De otro modo, cuando un incendio lo sorprenda a bordo, no podrá olvidarlo fácilmente. Como se decía anteriormente, las condiciones óptimas de navegación incluye el correcto almacenamiento del equipo de lucha contra incendios. Mantenga así, este equipo siempre a mano y en las condiciones adecuadas de uso. Su seguridad y la de su embarcación se verán acrecentadas.


La combustión de productos o materiales como madera, colchones o mantas pueden ser rápidamente extinguidos mediante aplicación de un agente refrigerante, como ser el agua, soda o hasta gaseosa. Es por esta razón que un achicador o simple balde será siempre una pieza imprescindible en el equipo de navegación. Si el incendio se produce en un lugar bien determinado es aconsejable proceder a cerrar tal espacio. No reabra las puertas o ventanas mediante cuyo cerrado haya aislado el incendio hasta no tener a mano el equipo extintor.

Si el fuego se declara en el espacio de máquinas, cierre el paso de combustible y las aberturas de ventilación y accione el aparato extintor fijo, si la embarcación se hallare equipada con el mismo.

Consideramos a continuación las maniobras a que debe ser sujeta la embarcación en el caso que se declarase un incendio a bordo. Será oportuno iniciar las maniobras tendientes a evitar la proliferación del fuego con la detención de la embarcación. El movimiento y su consecuente velocidad produce un choque con la masa atmosférica que facilita indudablemente el crecimiento de las llamas. La detención de la embarcación hará cesar, en lo posible el viento que la afecta  o al menos lo reducirá.

Coloque la embarcación de tal forma que esta quede contra el viento, o sea, si el fuego se localiza a popa, de la proa al viento y si la situación fuera contraria, coloque la popa a favor del viento. Tal proceder reducirá la acción del viento, impulsará hacia el agua el foco ígneo, disminuyendo la posibilidad de su extensión,  y efectos sobre las personas de la tripulación o pasajeros.

Etapas de un incendio

a) Etapa Incipiente: no hay llama, la temperatura es baja y hay poco humo, se generan gran cantidad de partículas de combustión invisibles
b) Etapa Latente: aumente la cantidad de partículas y se hacen visibles en forma de humo
c) Etapa de Llama: se ha alcanzado el punto de ignición y comienzan las llamas.  aumentando el calor y disminuyendo el humo. 
d) Etapa de Calor: gran cantidad de llamas, calor, humo y gases tóxicos.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR INCENDIOS EN EMBARCACIONES CON MOTOR INTERNO A NAFTA

Respetar las prescripciones técnicas referidas a la instalación de tales motores, contenidas en la Ordenanza Marítima Nº 17/72
Desechar definitivamente el empleo de tuberías de combustible que no sean de cobre o acero. No resisten la temperatura, ocasionan goteos en las uniones y al quemarse permiten que se derrame todo el contenido de nafta del tanque al foco del incendio.
Colocar bandejas recolectoras de derrame debajo del motor y del carburador. Facilitan la contención de nafta en caso de rebalse y evita que se disperse en la sentina.

Colocar tela metálica arrestallamas en la boca del carburador para evitar que salgan llamas por la aspiración del aire cuando se producen falsas explosiones.

Prestar la mayor atención a la instalación eléctrica del circuito de arranque y del circuito de encendido. Todas las conexiones deben estar firmemente efectuadas y las abrazaderas de los bornes de las baterías bien ajustadas con sus tuercas. Desechar cables de bujías en mal estado verificando que estén firmemente fijados en sus terminales a las bujías, distribuidor y bobinas de alta tensión.

Por ninguna causa haga conexiones volantes sobre las baterías. Las Chispas más insignificantes son suficientes para inflamar los vapores de nafta.

Tener siempre presente que los vapores de nafta son tres veces más pesados que el aire y en consecuencia se depositan en el fondo de la sentina siendo muy difícil eliminarlos. A tal fin no es suficiente levantar la tapa del motor. Es recomendable el empleo de extractores de tiro forzado accionados por motores eléctricos blindados. Su instalación si bien no es obligatoria es el método más eficaz para sacar los vapores explosivos de la sentina.

Tener mucho cuidado cuando se carga combustible especialmente si se ha producido un derrame de nafta. Se recomienda tener cerrados los accesos al interior de la embarcación y las tomas de aire del motor. Se ha comprobado que los vapores que fluyen del pico de la manguera pueden llegar a la sentina sin que necesariamente haya ocurrido un derrame.

Si durante el funcionamiento el motor falla, pararlo de inmediato y no intentarlo ponerlo en marcha si no se ha detectado la falla y verificando la ausencia de nafta derramada en la sentina.

No dejarse atrapar por la rutina. Verificar siempre el motor cada vez que deba ser puesto en marcha, sin omitir detalle alguno. Verifíquelo también durante la navegación. Puede detectar también alguna falla, cable suelto o goteo de combustible.

NOTA: estas recomendaciones no excluyen sino que complementan las contenidas en la ORDENANZA MARITIMA Nº 17/972

RECOMENDACIONES PARA EVITAR INCENDIOS EN EMBARCACIONES CON MOTOR INTERNO DIESEL

El combustible usado en el motor Diesel es bastante menos peligroso que la nafta; no obstante, no debe descuidarse la tripulación ni menos permitir que se desarrolle un falso sentido de seguridad.

Debe verificarse que la sentina esté sin aceite, que los cables eléctricos se conserven secos y que no se use estopa en las inmediaciones del motor.

Debe ventilarse los pulverizadores y las tuberías de aire, ya que puede ocurrir graves accidentes debido a la presión. Cuando vaya a inspeccionarse el agua de la tubería, no debe iluminarse con farol de llama descubierta.

(ESTÁ NOTA ESTÁ VERIFICADA EN SU CONTENIDO Y AUSPICIADA POR LA EMPRESA Extincenter - http://www.extincenter.com/)