viernes, 29 de junio de 2012

Belliard Service, años de trayectoria y excelencia en reparación y mantenimiento

Adolfo Belliard combina la pasiones por la electrónica y el remo

Adolfo Belliard, hombre aficionado al remo, es ingeniero electrónico al igual que su padre y su hermano. El apellido de esta familia  es una marca muy reconocida en lo que es service y mantenimiento de artefactos electrónicos, en especial televisión, hoy volcado también en trabajos de excelencia dentro de la cada vez más demandada alta definición.

Muy bien predispuesto como siempre, Adolfo abre su comercio de la calle Rolón y cuenta la historia de Belliard Service.



¿Cómo comenzó en este rubro?

Vengo de una familia especializados todos en la electrónica. Empecé con mi padre, quien comenzó trabajando en Correos y Telecomunicaciones, y mi hermano. Los tres ingenieros electrónicos. En un principio el local trabajaba combinados, pianitos, grabadores de alambre, de cinta y demás, así que te podés imaginar los años de trayectoria…

La primera casa de televisión fue en Florida, Vicente López, en donde teníamos una fábrica de televisores. Luego, al fallecer mi padre, yo me vine a la ubicación actual, en la Avenida Rolón 187 de San Isidro. Hace 47 años que nos instalamos aquí. Tenemos un público fiel de la Capital Federal también porque hace muchos años que trabajamos el service oficial de Telefunkel-BGH. Por otra parte, hace cinco años que además nos expandimos a la zona de Escobar.  

¿Qué cambios vivieron en casi cinco décadas de existencia de Belliard Service?

Muchos. Vivimos el nacimiento y la muerte de la videocasetra, como así también el surgimiento de la televisión color en la Argentina; siempre hay que actualizar los conocimientos a los tiempos, hay estudiar.

A nosotros siempre nos gustó lo que hacemos, por eso es que estudiando corrimos de adelante frente a los avances tecnológicos, a las novedades. Las cosas nuevas siempre aparecieron en Belliard Service primero, de parte de los clientes mayormente.

¿Cómo fue el paso de la televisión blanco y negro a la televisión color?

Yo en particular lo viví muy de cerca porque cuando me estaba recibiendo en la facultad, un profesor de televisión mío era él quien tenía asignada la tarea de estudiar cómo se iban a adaptar los nuevos televisores a color en nuestro país. Estaba en la comisión de estudio de la televisión a color en la Argentina. Por otra parte, los mismos clientes, quienes traían los aparatos de diferentes partes del mundo, nos instaban a conocer la adaptación de cada país. A cada televisor había que colocarle una placa diferente, dependiendo de su lugar de procedencia.

¿De qué manera se estudia y actualiza su oficio?

Antes tenías que conseguir los libros y manuales a pedido, incluso del exterior. Ahora con Internet es mucho más fácil.

¿Qué es lo que más se demanda?

Hoy no se adapta más nada porque con la televisión digital y de alta definición los televisores son universales.

¿Y cómo se distiende de un trabajo tan demandante mentalmente?

Yo remo en el Club Canottieri Italiani. Creo que todo trabajo intelectual requiere un deporte para distraer la cabeza y tener un escape, de otra manera se hace muy difícil. La mía es una labor en la cual estás permanentemente en tensión, entonces tenés que estar en contacto con la naturaleza, quemar energías y así generar endorfinas que te liberan de todo el stress.

¿Y qué enseñanza le dejó el remo?

En el deporte, como en el trabajo y en la vida en general, las cosas no se logran de la noche a la mañana. Sino que se llega granito de arena sobre granito de arena, de a poco, siendo consecuente y no aflojando.


BELLIARD SERVICE
Av. Andrés Rolon 187, San Isidro, Buenos Aires
4723-5820 / 5685


No hay comentarios: