jueves, 16 de junio de 2011

El kayak, una forma de sentirse libres e iguales


Observar como los kayakistas con discapacidad motora se deslizan con soltura sobre el agua en sus embarcaciones es la mejor respuesta ante la pregunta del porqué de la dedicación y el amor a la actividad náutica de estos deportistas.

Ellos forman parte de K7amigos, una organización que surgió en agosto de 2009 con la intención de que todos puedan realizar travesías en kayak independientemente de su grado de discapacidad. "No te podés imaginar la libertad que siento", sintetiza Santiago Gutiérrez, que tuvo un accidente hace 6 años que lo dejó parapléjico, mientras avanza por uno de los brazos del río en el Tigre.





A las seis de la tarde voluntarios e integrantes de K7amigos arman los equipos. Todas las embarcaciones de la organización están en el Centro Naval de Tigre, que les cede un espacio en sus galpones. Cuentan con quince kayaks, todos producto de donaciones de particulares y negocios de la zona. "Algunas canoas cuentan con adaptaciones para que todos puedan salir. La idea es minimizar las restricciones de cada uno", explica Jorge Garibaldi, presidente de la entidad. Actualmente son 30 las personas que hacen posible el proyecto, entre integrantes y voluntarios. De todos modos, Garibaldi admite que necesitarían "más manos para colaborar con el orden y el armado de equipos. La idea es que los voluntarios vengan luego a remar".

Iluminados por linternas salen de noche siete kayakistas del grupo enmarcados por el Parque de la Costa como fondo. Su travesía de 10 kilómetros va desde el canal Bombado por el río Luján hacia el Río de la Plata. Alejandro Druziuk, profesor y voluntario, va dando indicaciones desde atrás. Eligen salir de noche durante los días de semana para evitar el tráfico y el oleaje de otras embarcaciones.

A pesar de que empezó como una actividad de integración y recreación, parte del grupo tomó el deporte con profesionalismo y participó en competencias internacionales de paracanotaje. Santiago y Carlos Vysocki integraron la delegación oficial argentina en el Sudamericano de Canotaje de Velocidad de Río de Janeiro de este año. "Nuestro objetivo es que el canotaje se incluya como deporte oficial en los próximos Juegos Paralímpicos", explica Druziuk.

Laureano Gutiérrez, hermano de Santiago, cuenta: "Santiago fue siempre muy deportista. Luego del accidente él comenzó con el canotaje en Tigre como algo recreativo, aunque pronto se convirtió en su objetivo. Cuando aparece entre sus tupidas cejas un horizonte claro, él no para hasta lograrlo". Laureano es cineasta y está realizando un documental sobre el recorrido de su hermano con la intención de contagiar sus logros y el trabajo de la organización.

"Creo que si hubiera visto historias como éstas cuando mi hermano se accidentó, hubiese transformado mi tristeza en acción y me hubiera dado cuenta de que lo importante es seguir creyendo en que para lograr las cosas se debe seguir intentando", cuenta Laureano.

Por unos momentos se olvidan de todos los obstáculos terrestres, "acá somos todos pares", sintetiza Juan Pablo, integrante del grupo.

Haciendo honor al nombre de la organización, en la travesía pueden compartir historias y diálogos en un clima de amistad. Los que quieran saber más acerca del grupo o colaborar pueden ingresar a su página web: http://www.k7amigos-k7amigos.blogspot.com./

(FUENTE: Teodelina Basavilbaso - Fundación LA NACION)

(FOTOS: K-7 AMIGOS)

No hay comentarios: