martes, 5 de abril de 2011

Jorge Farré, presidente de CACEL: “Nuestra balanza comercial es muy favorable a la Argentina”.


En una recorrida por el Salón Náutico Argentino, RUMBO CERO charló a solas con Jorge Farré, presidente de la Cámara Argentina de Constructores de Embarcaciones Livianas (CACEL)

Cuarto año del Salón en San Fernando, ¿cuál es su impresión?

Sin dudas el Salón Náutico es el evento más fuerte que organiza la Cámara junto con el Foro Nacional de la Náutica, ambos en San Fernando. Esta es una muestra del esfuerzo de los expositores, fabricantes, importadores de equipamiento y accesorios, quienes ponen toda su capacidad para mostrarle los productos más novedosos y modernos a nuestro público.

¿Cómo está la producción náutica en la Argentina?

Te voy a dar dos datos objetivos y numéricos: Nuestra balanza comercial es muy favorable a la Argentina, porque hoy por hoy es más lo que exportamos que lo que importamos y un dato más, para que cualquiera pueda entender en términos proporcionales, es que en la marina del Salón hay 82 barcos en el agua, de los cuales únicamente tres son importados.

¿Qué tipo de embarcación busca más la gente hoy por hoy?

Tradicionalmente en nuestro país las embarcaciones más vendidas son los botes de goma y las lanchas, por lejos. Eso constituye cerca del 90 por ciento del mercado. Si nos estiramos a los ocho metros de eslora, hablamos de cerca de un 95 por ciento de la producción. Por otra parte, las embarcaciones de más porte y de más valor se exportan en gran cantidad. Pero lo más importante es que en la Argentina hay capacidad tanto para fabricar una lancha como un crucero de 90 pies; se trata de tecnologías similares, pero complejidades y tiempos de obra distintos: un barco de 27 metros puede tardar un año en fabricarse mientras que una lancha probablemente una semana. Y nuestra industria hace gran cantidad de lanchas como así también, de manera muy eficiente, barcos de gran envergadura. Así es en el mundo.

¿Qué encontrará el visitante en el Salón Náutico?

Van a encontrar desde radares hasta la última tecnología en electrónica, pasando por lanchas, botes, cruceros y veleros y, es importante destacar, un museo de la náutica, con piezas de un valor incalculable por su antigüedad. Con mucho esfuerzo y confianza de quienes trabajan en el museo hemos logrado exhibir estas embarcaciones y piezas en el Salón.

(FOTO: MIRIAM HOZ)

No hay comentarios: