lunes, 27 de diciembre de 2010

La náutica local sale a flote pero Brasil se zambulle en el negocio


Por Fernando Amdan
ESPECIAL PARA CLARIN

El verano ya calienta la producción de veleros, lanchas y cruceros. En la industria náutica argentina, que pisa fuerte en la región, calculan cerrar el año con una facturación cercana a los US$100 millones, apuntalada por la demanda interna después de algunos años con altibajos. En el sector estiman que este año se matricularán unas 8.000 embarcaciones livianas, una cifra apenas por debajo de los picos históricos alcanzados en los 80.

El parque náutico argentino –que abarca los segmentos de lanchas, veleros y cruceros– ya asciende a cerca de 130.000 embarcaciones, concentradas casi en un 80% en el Gran Buenos Aires, sobre todo en el partido de San Fernando, considerado “la capital nacional de la náutica”. Casi en su totalidad, la industria está compuesta por pymes familiares de capital nacional, con larga tradición en el rubro. Aunque desde la CACEL, la cámara que agrupa a los fabricantes, cuestionan la carga impositiva interna que tiene el sector (del 8% al 14%), las expectativas generales son optimistas en continuar con el crecimiento interanual del 27%, que vienen registrando desde 2002.


No hay comentarios: